jueves, 30 de diciembre de 2010

DAVID


Cavilo, busco tus pasos
no los puedo alcanzar…

Las acequias de Mendoza
con sus bocas de agua
murmuran tu nombre
tu risa, tu encanto.
Conversan entre ellas
que te vieron otrora pasar
y escucharon tus juegos primeros
de mi mano.

Los álamos suspiran
 arrullaron tus albores  
te extrañan
desde que levantaste vuelo.

Con tu mochila de sueños
dejaste la casa en busca del mundo.
Auroras de mar hoy te acompañan
tejes tu destino con manos de alfarero.

De tanto camino
sangran tus pies
 tus ojos van en alas
el universo es tuyo.
                                                                
Desde éste nuestro hogar
el de la cama vacía.
¡Ay! orgullo
 dolor
como si volviera a parirte.

Hoy sé
 es el momento
de crear la huella.

Cuando se desvanece el sol
salen tras de mí
los recuerdos…

¿Dónde estás hijo mío?
¿qué dolor te roza?
¿tienes hambre o frío?
 ¿la felicidad tocó tu puerta?.

Extiendo mis brazos
te busco por la inmensidad
vuelo sobre los mares
 de espacio y tiempo.
Sublimo tu presencia.

Hijo, elevas con gloria
la orientación de tu luz
 infinita y nueva
a la que no puedo llegar.

   Donde quiera que estés
siempre te viviré
pensando.
                  
Xenia Mora Rucabado

3 comentarios:

  1. Muchas felicidades para este año, dale vida a tus sueños y que la crisis económica
    pase de largo.

    ¡¡Feliz año 2011!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Ricardo!
    Fuiste el primero en comentarme. ¡¡Millones de gracias!!
    ¡¡FELIZ 2011!!
    Un abrazo
    Xenia

    ResponderEliminar