domingo, 2 de octubre de 2011

ÚLTIMO HÁLITO


La infinitud del universo me acompaña: 
aunque sienta esquirlas en mi cosmos 
mi verso aletee sin voz 
y mi canto sea gemido de gorrión 
resistiré el hielo del silencio. 

La infinitud del universo me acompaña: 
aunque zambulla el dolor hasta los huesos 
y el espejo de la vida me deje sin rostro 
sin el manantial de una mano amiga 
resucitaré las hojas muertas. 

Caminaré y caminaré: 
aunque sienta mis huellas en un hálito 
y un cabestrillo sostenga mi cuerpo 
aun así me mantendré de pié 
porque estaré arrullando a mis pájaros. 


Xenia Mora Rucabado 

jueves, 28 de julio de 2011

LEJOS DE MI PATRIA

 
Caminaba sin rumbo

con mi patria bajo el brazo
como una huérfana.

Venía desde lejos
no sentía mi aire
solo quietud del paisaje
piedra lunar del tiempo.

Aquí donde naufragué
tan lejos de mi mar
no hallaba mi nutriente
respirar el infinito.

Conocí la rosa melancolía.
Hielo del extraño
evaporado en su secreto
y mi silencio.

Colgaban de mis manos cadenas
vientos de añoranzas.
Entiende mi lágrima
con estas palabras.

El tiempo dejó el miedo
la rosa ya es rosa
como la de mi hogar.
                                                                        Ahora
                                   llevo a mi Patria
                             en mis pasos..

Xenia Mora Rucabado



miércoles, 6 de julio de 2011

MESA VACÍA



Si cerraron todas las puertas
las bisagras del tiempo
¿cómo encuentro a mis rostros amados?

Si desarraigaron mi ancla
exiliada en la cornisa de la nostalgia
¿cómo llego a mi puerto?

Si tengo el vacío
enraizado en nuestra mesa
¿cómo descubro la sonrisa?

Llora mi útero ausencia
busco, corro
por las calles del mundo.

Si este cabestrillo lo llevo clavado
hasta el tuétano.
¿Cómo sigo respirando?

Xenia Mora Rucabado





miércoles, 22 de junio de 2011

NOSTALGIA II


 Rayos de quimera
atraviesan el follaje
 y tartamudean exilios,
 vestigios del otoño
 que gime unos versos
 de hiedra malherida.
 
 Cayeron los muros
 que la sostenían
 y las caretas de barro
 mostraron las bestias,
 que en bandada vinieron
 a pisotear su añoranza.

Xenia Mora Rucabado

domingo, 12 de junio de 2011

MENDRUGO DE LUNA


La espada del hambre
cruje el cimiento
de las huellas en la calle.

Es inútil maquillar
los harapos
de unos  huesos.

Una voz en el asfalto
con las manos heridas
busca un mendrugo de luna.

Y la noche inhala
los quejidos
de unos pasos de aire.


Xenia Mora Rucabado




miércoles, 8 de junio de 2011

CONTEMPLO MI PELÍCULA


Desde la piel de mi soledad
contemplo con asombro mi película
y  va develando
 enigmas en el humo.

Bifurco espacio y tiempo.
Un grito
quiebra la urna
 donde me encuentro.
Caigo y despierto
 con acaecida realidad.

Obnubila el desgarro
  mi conciencia.
Los escaparates
 engullen el crepúsculo.
El hielo nocturno
 aciaga mi alma.

Indefensa,
estallo en esquirlas el espejo.
Busco en vano
 y no puedo encontrar mi rostro.

Xenia Mora Rucabado

miércoles, 11 de mayo de 2011

HOY, EN EL DÍA DE MI CUMPLEAÑOS



 
Hoy, en el día de mi cumpleaños:
hay llagas de versos
en mi puerta.
Soy el lenguaje callado de las hojas
nostalgia de otoño
cepa que cruje
savia de viña
en el desierto.

Hoy, en el día de mi cumpleaños:
hay una mesa en penumbra
dos copas sin manos
un vino de ausencia
-sin lumbre mi leño-
y tú ni siquiera me recuerdas.

Xenia Mora Rucabado
 

martes, 5 de abril de 2011

JARDÍN EQUIVOCADO


Eclosiona en eco la flor dormida
del letargo invernal que la ensoñaba,
anhela tocar con sus labios la luna
y beber del elíxir con  deleite.

Se viste de perfume y nácar
sale en busca de su  ruiseñor.
Baila con la luna ensortijada
para escuchar sus canciones al alba.

Mas el péndulo de la noche gira a contramano,
borrascosos caminos la sobresaltan,
sangran  espinas de  utopía
y suena la alarma de regreso.

Arden sus pétalos en holocausto,
lívida está con los pies descalzos
y encuentra su sed una copa vacía
en el jardín equivocado.

Xenia Mora Rucabado




viernes, 18 de marzo de 2011

NOSTALGIA


Lejos de mis ojos
cerca del río de mis venas
siempre estás.

En esta noche eterna
envuelta en penumbra
extraño tu luz.

Un mate compartido
bajo una lámpara
testigo risueño.

Piel alborozada
detalles imborrables
perpetua memoria.

Digo una oración
con este pobre poema
para que no me duelas tanto.

Xenia Mora Rucabado


martes, 8 de marzo de 2011

ODA A LA MUJER DESAMPARADA


Acaricias tu vientre
te elevas ante las garras
de la inclemencia y la orfandad
eres leona herida protegiendo tu cría
arañas la tierra que pisas.
Traspasas las fronteras del exilio.

Las paredes del mundo
están  abiertas.
Recorres tu destino
impregnada de tu sabiduría.

Resurges tras el óxido de la soledad.
¡ Te tienes a ti misma y al mundo !
¡ Eres madre!

Xenia Mora Rucabado



jueves, 24 de febrero de 2011

SOÑARÉ UN CREPÚSCULO NUEVO


Soñaré un crepúsculo nuevo
de manos unidas.

Encendidos deseos
arrobarán mis mejillas.

Haré resucitar
de mis labios palomas,
con suspiros de besos

que aniden en ti.

Dejaré volar
los pétalos marchitos

de veleidades
en anillos de humo.

Mis ojos imán, 

imán  luz
se llenarán de tu sol.


Ungirás mi cuerpo
de caricias de abrigo
sin permitir el paso
a la gélida melancolía
que pretende instalarse
en la piel de mi alma...

Xenia Mora Rucabado



domingo, 20 de febrero de 2011

DOLOR


Estoy aquí con los brazos extendidos
pariendo la inmensidad de mi dolor.

Tengo mis ojos enlutados en un abismo
rasguñando la tierra por emergerme.

Partieron todos los espejos de mi vida
incrustadas  las esquirlas en mis huesos.


Estoy enredada en la telaraña de mi tristeza
sin poder comprender el misterio de la muerte.

Xenia Mora Rucabado


martes, 15 de febrero de 2011

LA MUERTE DE LA ROSA CARMESÍ


En un jardín desierto,
una rosa habita
la utopía del recuerdo.

Si intento acariciarla,
sus pétalos anemia crujen
con un dolor muy hondo
gélido, como el silencio.

Si quiero darle cobijo,
derrama lágrimas de escarcha
por pretéritos setiembres
de amante carmesí.

Hoy pretende en vano
sobrevivir la rosa,
 le recorre hielo
la médula de su espina.

Con la corola sangrante
y acongojados ojos
junta uno a uno
sus pétalos ya marchitos.

En el último gemido
suplica la rosa:
"déjenme sola
 me duele morir"


Xenia Mora Rucabado

domingo, 6 de febrero de 2011

SEMILLAS DE LUNA


En tenue trasluz de noche
como arco iris de sueños
sales volando por el campo.

Vas con tu vestido de espuma
como un ave ligera,
ligera como el aire.
Tan etérea vas
que no sientes
el dolor que sangra.

Llevas el estigma del cenit
en el recuerdo de piel.
Resurges en vértices de luz
llevando semillas de luna.
En tu dormitorio de noche
las riegas en silencio,
las acunas las besas
para que florezcan con las estrellas.

Xenia Mora Rucabado


 

domingo, 30 de enero de 2011

OLVIDAR LA SOLEDAD


Cuando rompas las tinieblas de culpas
lánzate en paracaídas a volar,
eleva la mirada sin límites
 cántale melodías a la vida.

Nacerán nuevos brotes de tu ser
cosecharás flores de versos,
podrás saborear la fruta del edén
sin limosnas de inhibiciones.

Florecerás en refulgente capullo
volviendo a escribir tu nombre con luz,
donde el crepúsculo te abrirá los brazos
patio infinito del frescor de la hierba.

Olvidarás la daga de la soledad
cuando llenes tu espíritu de armonía
y serás protagonista del límpido dulzor
con nuevos albores que nacerán desde ti.

Xenia Mora Rucabado

viernes, 28 de enero de 2011

PEDIRÉ PRESTADO

                                                                
Pediré prestadas a todos los músicos del mundo,
las melodías mas dulcemente angelicales,
para que mis palabras entonen
los himnos más bellos jamás escuchados
cantando nuestro amor.

Pediré prestados a todos los pintores del mundo,
los colores mas brillantes que el amarillo de los girasoles,
para que de mis palabras resplandezcan
fulgores de encendidos matices
pintando nuestro amor.

Pediré prestados a todos los poetas del mundo
que escribieron versos de arrobadores amores,
para que de mis palabras broten
todas las flores y aromas de embeleso
adornando nuestro amor.

Pediré prestado a todos los ángeles del cielo
lo mas puro y sublime de la ternura,
para que mis versos se conviertan en arrullos
que besen tu alma colmándola de infinita alegría.
Así comprenderás ¡¡Cuánto te amo !!.

Xenia Mora Rucabado

miércoles, 26 de enero de 2011

LA ÚLTIMA HOJA SUICIDA




Eres mi fraga de dos veranos

y yo la última hoja suicida

sobreviviente

me niego a caer, entrelazo, muerdo

me ato al acero de tu cordel,

rasguño la última gota de savia

y aunque sangren estos versos,

sé que al final serás mi resguardo.

Xenia Mora Rucabado