domingo, 12 de junio de 2011

MENDRUGO DE LUNA


La espada del hambre
cruje el cimiento
de las huellas en la calle.

Es inútil maquillar
los harapos
de unos  huesos.

Una voz en el asfalto
con las manos heridas
busca un mendrugo de luna.

Y la noche inhala
los quejidos
de unos pasos de aire.


Xenia Mora Rucabado




2 comentarios:

  1. El dolor involucrado en tu poesía. Como que se hizo dolor en tu poema.
    Bravo bella!!
    Muy bien plasmado.
    Te quiero amiga!!

    ResponderEliminar
  2. Querida amiga Nerina:
    Te agradezco que hayas visitado mi blog.
    Tus palabras son hermosas. Te quiero mucho amiga!!
    Un abrazo gigante
    Xenia

    ResponderEliminar