lunes, 22 de septiembre de 2014

ESPEJO INTERIOR


Cuando la existencia
me restituya la alegría,
seré mensajera de música
con voz de versos al viento,
dejaré volar las últimas hojas
de este otoño suicida.

Bucearé en mi subconsciente
con la mirada inmersa,
en el perdón como bandera
en aciertos y desaciertos.
Seré faro de mi destino
con voluntad sin tregua.

Batallaré naufragios
con agujeros de ausencia,
mi velero llegará
por fin a su puerto.

En aquel momento,
retomaré mi viaje,
construiré puentes de acero
para llegar a tu orilla,
así, alojaremos abrazos
donde tú seas tú y yo sea yo.


Xenia Mora Rucabado
12 de enero de 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada